...
mujer abrazando a un niño en el sofa

EL DUELO TRAS EL DIAGNOSTICO

yellow line separator

Asociar las etapas del duelo con el autismo es una tarea compleja, pero necesaria para entender el proceso emocional que atraviesan las personas que reciben el diagnóstico. Es común que después de recibir la noticia, tanto los padres como la persona con autismo experimenten una variedad de emociones que pueden ser comparadas con las fases del duelo.

 

La primera fase del duelo es la negación, en la cual la persona se niega a aceptar la realidad. En el caso del autismo, esto puede manifestarse, por ejemplo, en los padres que se resisten a creer que su hijo o hija tiene una condición de por vida. La negación puede ser una forma de protección emocional, pero es importante que los padres o la persona adulta diagnosticada comprendan la situación para poder buscar la ayuda necesaria.

 

La segunda fase es la ira, en la cual la persona se siente frustrada y enojada por la situación. En el caso del autismo, esto puede manifestarse en los padres que culpan a otros o a sí mismos por la condición de su hijo o hija. Es importante que los padres o la persona que recibió el diagnóstico comprendan que el autismo no es culpa de nadie y que lo importante es buscar soluciones y apoyo.

mujer consolando a otra mujer sentada a su lado
adolescente mirando fijamente pensativa

La tercera fase es la negociación, en la cual la persona trata de encontrar soluciones y alternativas para enfrentar la situación. En el caso del autismo, esto puede manifestarse en los padres que buscan diferentes terapias para su hijo o hija. Es importante que los padres se informen sobre las opciones disponibles y trabajen en conjunto con los profesionales de la salud para encontrar las mejores soluciones.

La cuarta fase es la depresión, en la cual la persona se siente triste y desmotivada por la situación. En el caso del autismo, esto puede manifestarse tanto en los padres como en la propia persona. Es importante buscar apoyo emocional y comprender que es normal sentirse triste ante una situación difícil.

La quinta y última fase es la aceptación, en la cual la persona comprende la realidad y aprende a vivir con ella. En el caso del autismo, esto implica aceptar que su hijo, hija o la persona adulta diagnosticada tiene una condición de por vida y trabajar en conjunto con los profesionales de la salud para brindarle el mejor apoyo posible.

Es común que el proceso emocional descrito anteriormente sea más intenso y prolongado en las personas que reciben un diagnóstico de autismo.

Esto se debe a que el autismo es una condición de por vida que requiere de un compromiso constante por parte de los padres y de los profesionales de la salud. Es importante buscar apoyo emocional y comprender que es normal sentirse abrumado ante una situación difícil.

Es importante buscar apoyo emocional y trabajar en conjunto con los profesionales de la salud, para toda la familia, incluyendo los padres que deben enfrentarse a momentos de mucha presion.

by divershines

by divershines

Bookmark (0)
Close

No account yet? Register

compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CREAR CUENTA

Acepto la Politica de Privacidad

¿Ya tienes una cuenta?

LOGIN

Don’t Have Account?

create account

I accept the Privacy Policy
Already an Account?

Iniciar Sesión

¿No tienes cuenta?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Subscribe To Our Newsletter